Páginas vistas la semana pasada

Buscar este blog

5 de octubre de 2011

Tensa calma tras la boda de la Duquesa de Alba y Alfonso Díez

Lo Garrofer - Sevilla / Madrid / Bilbao
ESPAÑA VIVE SUMIDA EN LA ANGUSTIA horas después de la ceremonia nupcial entre Cayetana Fitz-James Stuart y Alfonso Díez quienes, una vez concluidos los fastos, caminaron lentamente hasta un automóvil conducido por el propio bigardo, con chaqué negro y chalequillo gris. “Ay, por favor, ojalá hayan terminado ya”, dice en la localidad bilbaína de Getxo, Izaskun Iríbar de 33 años de edad. “Lo peor de todo esto es la incertidumbre”. Tanto el Gobierno como la oposición han pedido unidad a la ciudadanía. “Los españoles hemos demostrado que sabemos superar momentos difíciles”, dijo la ministra de Defensa Carme Chacón. “No os quepa la menor duda de que todo pasará”. La presidenta de la Comunidad de Madrid Esperanza Aguirre reconoció que “aún no se puede puede hablar de un antes y un después”. En este sentido, Aguirre instó a los ciudadanos a seguir con sus vidas como si nada hubiera, esté habiendo o haya pasado. “¡Ánimo!”, espetó. Sin embargo, el horror parece haberse apoderado inexorablemente de las mentes de los españoles. “Es durito”, comenta a Lo Garrofer con los ojos vidriosos Gerardo Escámez, de 56 años de edad y jardinero municipal de la localidad murciana de Águilas. “Había dejado de fumar hace dos meses”, dice en Sabadell Rogelio Estrada, comercial de una empresa de especias. “Hoy llevo ya medio paquete”.