Páginas vistas la semana pasada

Buscar este blog

16 de mayo de 2011

TRIBUNA: «Los maravedíes de Ximo», por Pep Guardiola

por Pep Guardiola

EL PEQUEÑO EQUIPO que tengo el honor de entrenar se vuelve a enfrentar a la gran bestia del fútbol mundial. Nuestro gran desafío vuelve a ser sobreponernos a una máquina institucional y financiera. Las cifras hablan por si solas: el pantagruélico presupuesto de Goliat supera al nuestro en una décima.

Nuestros recursos son humildes pero significativos. Proceden en su mayoría de los bolsillos de panaderos, artesanos y pequeños mercaderes, de esos héroes cotidianos que en su conjunto conforman el pueblo catalán.

Ayer un chiquillo descalzo y harapiento se acercó a mí en una silla de ruedas con su hermano mayor, que lo empujaba. Me dijo, “Pep toma estos maravedíes, son todos mis ahorros”. Quise rechazarlos, por supuesto, pero Ximo, que así se llamaba, me dijo que había hecho el viaje ex profeso para darme personalmente ese dinero.

Pude habérmelo gastado ayer, mientras deambulaba con mis jugadores por la inhóspita calle de Fuencarral en busca de algún menú barato para no irnos a la cama con el estómago vacío. Pero no lo hice. Entre todos decidimos comprar seis barras de pan y compartirlas en el hostal. Para beber, agua del grifo.

¿Y los maravedíes de Ximo? Los tengo aquí, apretados en el puño para recordarme constantemente quiénes somos, de dónde venimos y a quién nos debemos; para no olvidar que nuestros pequeños triunfos pueden ser insignificantes para algunos, pero que a nosotros nos llenan de orgullo.

Mientras escribo estas líneas en la luz mortecina de la habitación que comparto con varios de mis compañeros veo a Puyol encorvado en el borde de la cama cosiéndole los calcetines de Messi, que ha insistido en ceder su cama a Bojan. El Pulga dormirá en el suelo.

Sí, seremos pequeños y humildes, pero somos una piña. Una puta piña.

Fallece en accidente de tráfico el individuo que le arrebató a usted la única mujer a quien amó

Gúlliver Espronceda – Madrid

EL INDIVIDUO A QUIEN USTED SORPRENDIÓ besando a la única mujer que le hubiera podido haber hecho feliz, falleció ayer en la Nacional III en sentido a Valencia a la altura de la localidad de Tribaldos tras atravesar la mediana y empotrarse de frente con un camión de transportes especiales que cargaba un aspa de aerogenerador eólico de dos toneladas de peso.

El sujeto que le quitó a la chica cuya mera presencia le dejaba sin aliento, conducía una furgoneta con marcos de carpintería metálica que, en el momento del impacto, se deslizaron hacia el habitáculo del conductor atrapándole entre el chasis reventado de su propio vehículo y la parrilla del camión de gran tonelaje.

Al lugar del siniestro acudieron dos cuadrillas de bomberos de los municipios de Uclés y Segóbriga. Los equipos de rescate tuvieron que emplear sopletes y radiales para acceder hasta el asiento de la persona que al verse sorprendida hace tres décadas por usted agarrándole los glúteos a su novia mientras la besaba, esbozó una sonrisa condescendiente.

El fallecido, que sin duda fornicó mezquinamente con la joven a quien usted había escrito sonetos de gran belleza formal, sufrió amputaciones traumáticas de brazos y piernas por el impacto lacerante de los marcos metálicos y la parrilla del radiador del camión articulado de seis ejes.

Fuentes del Samur aseguran que hallaron la cabeza separada del torso del corpulento ex futbolista de tercera regional a quien usted oyó presumir ante los amigos de aquél de “habérselo echado en la cara” a la chica de quien usted aún conserva una foto de cuando ella era niña abrazada al tronco de una encina.

Un Airbus 380 se estrella en los Montes de León y provoca heridas graves a un oso pardo

Gúlliver Espronceda – Silos

Un Airbus 380 procedente de Montreal con destino a Zurich a punto estuvo de costar la vida a un oso pardo ibérico al estrellarse en picado con 533 pasajeros a bordo en un rebollar del término municipal de Boca de Huérgano, en León.

El plantígrado de 7 años de edad fue hallado inconsciente a escasos doscientos metros del cráter causado por el impacto del avión, que se estrelló sin dejar apenas supervivientes y provocando al animal quemaduras en una pata y en el maxilar inferior.

Las altas temperaturas causadas por el avión en llamas y el caos reinante dificultaron la evacuación del soberbio oso de 90 kilos de peso, que tuvo que ser trasladado en una camilla campo a través hasta un prado, desde el que fue evacuado en helicóptero a Burgos.

La administración autonómica ha abierto una línea telefónica gratuita para todos aquellos que deseen interesarse por la salud del oso, cuyo estado sigue siendo preocupante. “Le ha sido retirada la sedación y aún no ha tocado la comida”, declaró el consejero de Medio Ambiente castellanoleonés José Luís Martínez. “Veremos mañana”.

Martínez se comprometió a retirar los restos del avión y a repatriar los cadáveres lo antes posible para emprender “ya mismo” la rehabilitación del área de alto valor ecológico.

“Estamos hablando de media hectárea de sotobosque con una gran variedad de vegetación endémica que sustenta a numerosos insectívoros, como el reyezuelo sencillo y la collalba rubia”, comenta Lialiane Spendeler, de Amigos de la Tierra, que visitó el lugar del siniestro en persona.

“Es absolutamente dantesco”, relata. “Hay decenas de madroños totalmente calcinados”.