Páginas vistas la semana pasada

Buscar este blog

2 de julio de 2008

Los daltónicos presionan para derogar el rojo

La Asociación de Daltónicos del Bajo Guadalquivir (ADEBAG) está recogiendo firmas para sacar de circulación el color rojo. "O el marrón", puntualizó el presidente de esta organización, Aldous Záncara. "Llevamos toda la vida aguantando la típica preguntita de, '¿de qué color es esto?'", explicó el líder daltónico apuntando con el dedo a su jersey. "Sabemos que nuestra cruzada no será fácil, pero no estamos solos", dijo Záncara, quien asegura contar con el apoyo de varias asociaciones de daltónicos del Benelux, Chipre y Gabón. "Nuestros colegas de Luxemburgo ya han logrado derogar algunos tonos pardos de lo más cruel".
La iniciativa presentada por la ADEBAG pretende eliminar la palabra rojo, o marrón, de todas las futuras ediciones de diccionarios de la lengua o, alternativamente, poner en su definición véase marrón (o rojo). Si esta medida no prospera, se propondrán otras alternativas como, por ejemplo, hacer enjuagues de ojos a toda la población con agua oxigenada y gengibre. "O cayena".

La Familia Real se declara monárquica

Según se desprende de una encuesta realizada por el diario Abesé entre los miembros de la Casa Real, sus integrantes se muestran abrumadoramente a favor de la Monarquía. "Esto demuestra que son una familia maravillosamente unida", dijo a este rotativo el periodista granadino Jaimiel.
Entre los miembros más fervorosamente partidarios de la Monarquía destaca el propio Rey que, al ser preguntado sobre su gestión como Jefe del Estado y sobre la conveniencia de restaurar la república, marcó las casillas de "Muy favorable" y "¡No, por Dios!", respectivamente.
La princesa Lefitia dijo, por su parte, que en realidad no hay diferencias sustanciales entre la familia real y el "puto vulgo". La princesa añadió, en este sentido, que los Borbón son infinitamente más pobres que muchos representantes del "puto vulgo", como Bill Gates y los futbolistas. Así, en el apartado económico de la encuesta, Lefitia respondió con un rotundo "Sí, siempre, en todo caso y por amor a España" a la pregunta de si se resignan a ser más pobres que algunos.
La princesa Lefitia aseguró que, en el fondo, no hay ninguna diferencia entre ella y cualquier española de a pie. "Mis partos han sido horrorosos, como los de cualquier madre del puto vulgo". (En la imagen, los Duques de Escrofa corretean en las inmediaciones de palacio.)